Prolapso de Vejiga e Hipopresivos

De: 0

Tu vejiga sube cuando practicas Hipopresivos.

Se observa con ecografía y resonancia magnética como asciende durante la fase de aspiración disfragmática.

No te das cuenta, no lo sientes, pero van hacia arriba, liberando tu pelvis y descongestionando tu periné.

Tus órganos pélvicos ascienden

¿Ayudan estos ejercicios a recolocar los órganos pélvicos?
La respuesta es SI

Los Hipopresivos son de gran ayuda en el tratamiento de prolapsos vaginales.
Por un lado, porque logran movilizar hacia arriba tus órganos pelvicos: vejiga, útero, intestinos.

Por otro lado, porque cambiarán tu patrón postural y normalizarán la tensión de tu diafragma, permitiendo que haya una “recolocación” paulatina de tus vísceras.

Y por último, porque mejoran el tono y función de tu suelo pélvico y abdomen.

Fundamental, estas 3 cosas, para tratar el descenso de un órgano pélvico.

Vejiga dentro de la cavidad pélvica

¿Que es un prolapso de vejiga o cistocele?

Un cistocele o prolapso de la vejiga, es cuando la vejiga desciende, perdiendo su posición normal dentro de la cavidad pélvica.

Distintos factores pueden generar este descenso.

El término cistocele hace referencia a la vejiga. Pero existen también otro tipo de prolapsos, según el órgano que baje, perdiendo su posición natural. Puede ser el útero, la uretra, el intenstino.

Que los órganos estén en su lugar, depende de distintas factores.

En el caso de los prolapsos vaginales (aquellos en los que el órgano baja hacia el canal vaginal) el suelo pélvico tiene un rol fundamental.

Está formado por músculos y tejidos conectivos, que hacen un buen soporte y sostén de los mismos.

cavidad pélvica y periné

A su vez, existen distintos ligamentos que permiten que cada órgano se mantenga en su lugar.
Y nuestro cuerpo dispone de mecanismos de gestión de los aumentos de presión, para evitar que su movilidad sea exagerada.


Si algo de todo esto comienza a desequilibrarse, o  a funcionar mal, es posible que uno de estos órganos comience a bajar y pierda su lugar normal. Trayendo distintos problemas a la mujer que lo padece.

Sin duda el tratamiento necesita de un profesional capacitado.

Es recomendable consultar con un ginécologo u obstetra si tienes dudas sobre este tema. Para que te evalue.O bien, con un fisioterapetua o kinesiólogo especialista en suelo pélvico.
Esos últimos se encargaran de hacer la rehabitación o el tratamiento.Se utilizan distintas técnicas terapéuticas, una de ellas, los ejercicios hipopresivos.